MUERTE O PRISIÓN:
EL DESTINO
DE LOS PASANTES DE DROGAS

En octubre de 2019, un venezolano de 34 años de edad fue capturado en flagrancia en el Aeropuerto Internacional de Guararapes, en el estado de Pernambuco, al noreste de Brasil, con casi un kilo de cocaína en su estómago, dividido en 69 cápsulas. Él iba a embarcarse con destino a París, pero se sintió mal y fue descubierto por la policía.

En el mes siguiente, otros dos venezolanos de 53 y 37 años, también fueron capturados con cápsulas de cocaína en el estómago. Ellos intentaban embarcar en el Aeroporto Internacional Pinto Martins, en el estado de Ceará, también en el noreste del país, con destino a París. Uno cargaba 70 cápsulas en el estómago; el otro, 80.

Además del riesgo de caer presos, los venezolanos captados para ser mulas ponen la propia vida en riesgo.

En diciembre de 2019, una venezolana de aproximadamente 40 años murió después de ser dejada por un taxista en la puerta de un hospital de Amazonas, estado vecino a Roraima. Dentro de su estómago fueron encontradas 60 cápsulas de cocaína que, según los médicos, provocaron la perforación de los órganos y la llevaron a un cuadro de septicemia (infección generalizada). Los médicos creen que llevaba desde más de tres días la droga en el estómago.

En febrero de 2020, un joven venezolano de 26 años tuvo el mismo destino trágico. Había intentado embarcar en el aeropuerto internacional de Boa Vista con 50 cápsulas en el estómago, pero fue descubierto y extraditado a Venezuela. Fue llevado por la Guardia Nacional Bolivariana al Hospital Rosario Vera Zurita, en el municipio Gran Sabana, y al llegar, una de las cápsulas con droga se habría roto y murió.

Aunque Joe no corrió con la terrible suerte de algunos de sus compatriotas, él también fracasó en su intento por usar su cuerpo para llevar droga a Europa. No murió, pero fue detenido por las autoridades francesas y permaneció un mes en prisión, prácticamente aislado.

Después de salir de prisión, Joe estuvo vagando por las calles de París, y, al momento de la publicación de este reportaje, permanecía en Francia. Había intentado regresar a Venezuela en varias oportunidades sin éxito.

Joe es el otro venezolano detenido en París a comienzos de 2020, y junto a Marvin colaboró con su historia para la elaboración de esta investigación.

Este video muestra su historia.


* Los nombres de los personajes de esta historia fueron cambiados a solicitud de los protagonistas, quienes accedieron a dar sus testimonios para la construcción de esta investigación de ARI, con la condición de no poner en peligro su seguridad y la de sus familiares.